Como siempre he dicho. Hay que tener cuidado con el como, donde y con quien realizamos ejercicio pues el deporte es salud si es bien utilizado, como casi todo en la vida. Sino podemos ser víctimas de molestias muy desagradables y dolores de todo tipo, como calambres, agujetas, contracturaselongaciones y distensiones.

Una correcta técnica con un control postural y el seguimiento de un programa progresivo, variado y regular de estiramientos reduce notablemente la incidencia de dichas molestias.

Por ello la importancia de calentar, que también son estiramientos, aunque más dinámicos, y de terminar cada entrenamiento estirando cada músculos al menos 30 segundos.

Los calambres

Es una contracción involuntaria del  músculo o grupo de ellos, que cursa con dolor leve o intenso, y que puede hacer que dichos músculos se endurezcan o se abulten. Su dolor desaparece en unos segundos.

Los calambres aparecen a menudo por falta de hidratación, insuficiente oxigenación de los músculos, falta de magnesio, de sodio, movimientos bruscos o frío, por un entrenamiento insuficiente, una posición incorrecta. Ciertas enfermedades también pueden causar calambres, sobre todo las del estomago.

Los calambres nocturnos suelen ser consecuencia directa de la falta de magnesio, vitamina B o de calcio. También pueden provenir de la obstrucción de las arterias por partículas de grasa, por el exceso de alcohol o por la diabetes.

Para eliminar un calambre, debemos estirar el músculo contraído para obligarlo a relajarse, descansando o tomando algún tipo de relajante muscular o antiinflamatorio.

Las agujetas

Son una rotura de fibras musculares en su mínima expresión, lo que acaba produciendo un efecto de inflamación ligero del músculo afectado. Este dolor se debe a que la fibra muscular es débil, y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio.

Normalmente aparecen al día siguiente de esfuerzos intensos, entrenamientos con ejercicios y movimientos nuevos, pudiendo durar de tres días, a más de una semana, con la máxima inflamación a las 48 horas y reduciendo cada 12 horas.

Las agujetas actúan como una vacuna contra futuras agujetas. ya que las fibras rotas se reconstruyen mas fuertes.

Es importante saber que la única forma de hacer que desaparezcan, Ese dolorosos e incomodo y a su vez placentera inflamación es hacer más ejercicio. Lo que demuestra la increíble capacidad de adaptación del cuerpo humano. La práctica regular de estiramientos antes y después de loa entrenamientos reduce y previene las agujetas.

Las contracturas

Es un acortamiento doloroso e involuntario de un músculo, siendo mas duradera y menos dolorosa que el calambre

Al contrario que el calambre, que llega y se va rápidamente, la zona contracturada tarda de días a incluso meses en descontracturarse. Los músculos se ponen rígidos.

La contractura es la expresión de la fatiga y el sufrimiento muscular. Causas posibles de son la tensión nerviosa, malas posturas, ejercicio excesivo, fibromialgia, problemas psicoemocionales, y otras patologías que causan bloqueo muscular.

Los deportistas que no controlan bien sus capacidades físicas son las primeras víctimas de las contracturas, que sancionan los esfuerzos excesivos.

Un buen programa de estiramientos debe focalizarse prioritariamente en las zonas problemáticas a fin de prevenir la incidencia de las contracturas.

Las elongaciones

Una elongación muscular es una tensión muy próxima al desgarro muscular. Es debida a un estiramiento demasiado importante de un músculo. el músculo se ve estirado brutalmente, a menudo más allá de su longitud habitual.

Suele ser causada por un esfuerzo muscular o por un mal movimiento. Es localizada y dolorosa a la vez. El riesgo de una elongación muscular puede reducirse practicando ejercicios de calentamiento antes de realizar un esfuerzo físico y los estiramientos. Solo el reposo ayudará a soportar el intenso dolor de una elongación.

La distensiones

Como en la elongación, es el tejido conjuntivo del musculo el que se ve afectado por la tensión del estiramiento agresivo y violento del musculo.

La distensión muscular puede ser causada por:

  • Actividad física o esfuerzo excesivo.
  • Calentamiento inadecuado antes de realizar una actividad física.
  • Flexibilidad deficiente.

Las distensiones son la bestia negra de los deportistas de élite, dado que estas interrumpen su trabajo por lo menos durante seis meses o más.

Los síntomas de una distensión muscular pueden incluir:

  • Dolor y dificultad de movimiento del músculo lesionado
  • Hematomas y cambio de color de la piel
  • Hinchazón

Como en el caso de las elongaciones, los estiramientos constituyen el mejor medio para prevenir las distensiones.

El desgarro muscular

El desgarro muscular es la lesión del tejido muscular, que va acompañada de hemorragia provocada por la rotura de los vasos sanguíneos que recorren el músculo afectado, provocando un dolor muy intenso que impide contraerlo.

Sucede por una super elongación, por una contracción brusca, o por realizar un esfuerzo superior a la capacidad biológica de resistencia a la tensión.

Se trata de la lesión del «movimiento excesivo», como lo llaman muchos deportistas. Se acaba la sesión de entrenamiento, llega la fatiga muscular, pero se quiere llegar un poco más lejos, más allá de los propios límites.

La solución: reposo y un tratamiento médico de ionización o láser.

Un programa de musculación progresivo combinado con estiramientos es la forma más eficaz de prevenir desgarros.